La vida es injusta. Cómo hacer para que sea un poco mas justa.

La vida es injusta. Constantemente adjetivamos eventos de justos o injustos. Pero realmente ¿qué es justo? En un mundo tan distinto y con tantos desequilibrios ¿qué es justo y qué podemos hacer para que sea un poco menos injusto?

Según la RAE

justo, ta
Del lat. iustus.

  1. adj. Que obra según justicia y razón. U. t. c. s.
  2. adj. Arreglado a justicia y razón.
  3. adj. Que vive según la ley de Dios. U. t. c. s.
  4. adj. Exacto, que no tiene en número, peso o medida ni más ni menos que lo que debe tener.
  5. adj. Apretado o que ajusta bien con otra cosa.
  6. adv. Justa o exactamente.
  7. adv. De manera justa o apretada.

En la definición tenemos palabras como justicia, razón, ley de dios, lo que debe ser… Para algo tan “justo” no hay definición más subjetiva.

Lo que yo entiendo es que algo justo es aquello que se ajusta a lo esperado, ya sea por moral, ley o religión. Depende de la expectativa del observador y el juicio de valor que haga. Cierto es que como la moral, la ley y religión suelen compartirse en una comunidad, es habitual que haya acuerdo entre gente que convive. Pero precisamente ahí esta la confusión. Como la gente de nuestro alrededor opina como nosotros creemos que es un juicio universal, pero no lo es. Lo que para una comunidad es justo para otra puede no serlo.

Solemos decir que algo es injusto cuando el resultado nos es desfavorable. Pero cuando sucede algo injustamente positivo, no solemos ser tan críticos. Por definición, algo puede ser injusto tanto en positivo como en negativo.

El animo de una persona y por lo tanto su felicidad, está muy condicionada por el sentimiento de injusticia, es decir justicia negativa, en su vida. Mucha gente justifica su infelicidad por lo injusto de su vida.

Es justo que mis hijos hayan nacido sanos, hayan nacido en una familia que les quiere, hayan nacido en una familia que les puede dar más de lo que necesitan. Es justo que un niño en navidad tenga un juguete ¿o dos? ¿y treinta? Es justo que uno tenga treinta y otro solo uno. Si no es justo que un niño tenga treinta juguetes y otro solo uno, tampoco es justo que uno nazca sano y otro enfermo. Pero es injusto para el que nace sano o para el que nace enfermo. Es injusto para el que tiene treinta juguete o para el que tiene uno.

Por definición tan injusto es el que nace en una familia rica como en una pobre, depende de la expectativa del observador.

Creo que nos hacemos trampa al solitario. En las cuentas de “vida injusta” restamos lo injustamente malo pero no sumamos lo injustamente bueno que tenemos. A lo bueno nos acostumbramos y rápidamente ajustamos las expectativas. A lo malo, cada día le damos un poco más relevancia.

Expectativas heredadas, trampas en las cuentas. Difícil conciliar. Pero entonces ¿cómo lo hacemos? Como medimos si nuestra vida es justa o injusta.

No hay norma universal que regle lo justo. Lo mas próximo son las declaraciones de derechos que algunas instituciones internacionales han publicado que han sentado catedra a nivel mundial. Pero estas referencias definen mínimos. Cualquier persona del primer mundo vive una vida injustamente positiva con respecto a estas referencias. Las expectativas se deben ajustar al contexto donde suceden. Cualquiera que haya viajado lo sabe.

Todos estamos de acuerdo en que no es justo, ni moral, matar a un animal sin motivo alguno, pero mucha gente pensará que tampoco es justo que una mascota tengan regalos en navidad. Los extremos están claros. La mayoría de las sociedades, religiones y leyes del mundo comparten los mismos valores en los extremos. Pero no tanto en el medio.

Lo justo o injusto depende del observador. No somos honestos en el juicio de nuestras vidas. No hay baremo universal. Cada juicio depende del contexto. Pero entonces ¿qué podemos hacer ?

Si un mundo justo lo forman individuos justos ¿cómo me debo comportar para ser justo? ¿Cual es la regla, la norma para saber si nuestras acciones son justas? ¿Es una acción justa la que tiene como resultado un evento justo? ¿Y una acción injusta? ¿Porque otros niños solo puedan tener un juguete no debo darle al mío treinta?

No he encontrado respuesta a esta pregunta aún, pero si he encontrado una pauta que creo nos puede ayudar a ser mas justos en nuestros actos. Pauta que ella ajusta a la realidad de cada sociedad.

Esta pauta se basa en las expectativas del protagonista y no del observador. Algo será justo si el que lo vive lo necesita o valora. No hay nada más injusto que darle algo a alguien que no necesita ni valora. Pero creo que siempre es justo darle algo a alguien que realmente necesita o realmente valora. Según esta pauta creo que es injusto que un perro tenga un regalo por navidad del mismo modo que es injusto que un niño tenga treinta.

Y esto nos lleva a la primera reflexión ¿qué es justo para nosotros? Si entendemos como necesario aquello que necesitamos para sobrevivir podemos casi afirmar que en el primer mundo, lo justo para nosotros, lo que nos merecemos realmente, es todo aquello que sepamos valorar, que sepamos apreciar, que agradezcamos y disfrutemos. Por lo tanto para vivir una vida más justa debemos valorar y apreciar todo lo que tenemos, y seguir trabajando y luchando por tener aquello que valoramos. Todo aquello que no sepamos valorar es injusto que lo tengamos.

Por otro lado para ser justos con otros deberemos trabajar por ayudarles a conseguir aquello que valoran, aprecian y disfrutan. Si alguien no valora algo, no se lo merece y por lo tanto nuestra acción no ayudarán a la justicia dándoselo.

Y sí, la vida tiene sorpresas desagradables. Por lo tanto podemos decir que la vida es injusta, porque nadie tiene en sus expectativas que le suceda algo malo. Ante estos eventos no podemos hacer nada más que intentar prevenirlos. Pero, si no haces nada para evitarlo, deberías ajustar las expectativas de que pase. ¿Fumas? cáncer. ¿Deporte de riesgo? accidente. ¿No estudias? trabajo de baja cualificación. ¿No te cuidas? mala salud. ¿Te drogas? muerte prematura. ¿No tratas bien a la gente? soledad.

Dejemos de ser victimas de nuestras vidas usando “Lo justo o injusto” como clavos del ataúd de nuestra felicidad. Aprendamos a valorar realmente lo que tenemos. Trabajemos por conseguir más. Entendamos que en la vida tendremos nuestra ración de sorpresas desagradables. Así tendremos una vida mas justa.

Entendamos que las cosas hay que valorarlas en el contexto en el que suceden. Ayudemos a otros a conseguir aquellos que valoran y dejemos de darles cosas que no valoran por el hecho de que otros también lo tienen. Cada uno puede o sabe valorar cosas distintas y por lo tanto no todos nos merecemos lo mismo. Todos nacemos iguales pero en contextos distintos. Nuestras acciones y valores en ese contexto es lo que nos diferencia.

Lo justo no es que todos tengamos lo mismo, lo justo que es que cada uno tenga lo que necesita o realmente valora.

Escrito el 2 / Oct / 2019

@rulasg espero tus comentarios.